lunes, 31 de mayo de 2010

Una sonrisa, una vida.

Estoy enamorada de esta sonrisa. Creo que nunca había visto una sonrisa tan verdadera, tan simple, tan impresionante. Una sonrisa que a muchas personas les falta, una sonrisa que solo expresa una sola cosa: ganas de vivir.
Este niño llevaba ocho días atrapado entre los escombros de su casa, sin comer ni beber una sola gota de agua, y sin su familia. Pero la catastrofe no pudo contra él.
¿Un milagro?, la gente se lo pregunta. Otros lo afirman.
¿Porque las grandes proezas solo pueden hacerlas ''seres'' que supuestamente se encuentran muy por encima de nosotros?
No. Esto no es un milagro. Es vida.
Son ganas de vivir. Es lucha. Es fuerza.
Son todas las cosas que a todos nos faltan, coraje para seguir adelante sin lloriquear, sin hacer de nuestros problemas un abismo. Sin rendirnos a la primera de cambio.
Yo admiro a este niño por lo que hizo, admiro su valentía, su fortaleza.
Estoy segura de que su vida no ha sido nada fácil y también estoy segura de que ahora lo es menos, pero se, algo dentro me lo dice, que seguirá luchando por seguir adelante porque valora su vida, porque lo poco que tiene se lo agarra con cadenas y no lo suelta, porque tiene ganas de vivir, porque sabe que vida solo hay una y debe luchar por ella.
Muchísima gente debería aprender de esta sonrisa.
Deberíamos aprender a seguir siempre adelante, por muchos edificios que se nos caigan encima.

Una sonrisa, una vida, que nos ha devuelto a todos la esperanza.

lunes, 24 de mayo de 2010

Habitación en Roma

Julio Medem siempre me ha gustado. Soy una de las pocas que consideran que sus películas tienen algo diferente. Y después de ver Habitación en Roma esa consideración es muchísimo más fuerte.
Habitación en Roma habla sobre la historia de dos mujeres, Alba y Natasha, que se conocen por casualidad en un bar de Roma y juntas, dentro de una habitación de hotel, se embarcarán a un viaje que les marcará de por vida. Un viaje que está lleno de verdades, mentiras, pasión, amor, cariño. Un viaje que cambiará sus vidas por completo.
Yo he visto la película y consiguió emocionarme, consiguió meterme en esa habitación y vivir todas esas emociones a ras de piel... Fue algo sensacional, impresionante…
Mucha gente ha tachado esta película de sexo, pero para nada, es un amor tan profundo y el sexo es una de las cosas que hace lo posible.
Pero esta es mi opinión y yo solo soy una fan incondicional de Medem y sé que a los que no os gusta no os gustará, pero verla, no perderéis nada.

'' Nunca había conocido el amor de esta forma''

domingo, 23 de mayo de 2010

Crónica de unas fiestas

Las esperadas fiestas de mi barrio han sido un total desastre.
La mayoría de crías de 14 y 15 estaban tan borrachas que acabaron tiradas por lo suelos y montando un drama que ni sus amigas (que iban igual o peores que ellas) aguantaban.
Lo curioso de todo es que todos los padres estaban en el barrio y ellas lo sabían, pero aún así no les importo nada.
Yo tengo una hermana de 15 años que ayer me llamo a las cuatro de la mañana borracha, llorando y tan mareada que no se sostenía en pie. Estaban en las cuestas, que son como unos jardines con rampas para los monopatines, histericas todas y sin saber que hacer.
Cuando llegue yo, todas se me echaron encima preguntandome a ver si les podía llevar a casa, que íbamos hacer y porque les había subido tanto si habían bebido poco.
Yo me quede parada, pensando en que estaba en un grupo de adolescentes desbocadas y , que, en general todas estaban deseando que les acompañara a casa.
De repente una de las amigas de mi hermana se cayó al suelo y se desmayó, los gritos de sus amigas fueron incesantes. Así que cogí a la chica, a mi hermana y a su mejor amiga y me las subí a casa.
A la que se desamayó la metí en la ducha, le hice vomitar, le lavé el pelo y el cuerpo, le puse un pijama y la metí a mi cama. Y a mi hermana y a su mejor amiga les dí un café, les lavé la cara, les puse el pijama y las llevé a dormir.
Yo me fuí al sofá, que no era tan incómodo después de todo, y esperé a que mis padres llegaran.
Fue una noche completa que me hizo pensar. Si pensar en que yo con 15 años aún no me había cogido mi primer gran pedo y que, además nunca había montado un numerito así delante de medio barrio. Nosotras probábamos la bebida con respeto, con tranquilidad pero yaveo que ahora se va a saco, el único fin es emborracharse.
Y da igual las muchas veces que les digas que no mezclen, que no compren en los chinos, etc.
Les da igual, ellos quieren divertirse pero no se dan cuenta de que nunca lo consiguen.
Quizá no sea la más indicada para hablar de esto porque yo también me emborrachado, y solamente una vez de esa manera y con 18 años además, pero me da miedo que mi hermana y gente que me rodea más pequeña que yo, a la que quiero y me importa acaben así cada vez que se lo quieran pasar bien.
Si esta generación a venido así no quiero ni penar en la que está por venir, nacerán con una botella de vodka en la mano.

viernes, 21 de mayo de 2010


Como diría en facebook, me gusta.
Todo empezó cuando Leonor Watling y Alejandro Pelayo grabaron una maqueta para piano y voz. Oscar Ybarra apareció con su trompeta desde Nueva York, los escuchó y surgió Marlango.
Nose que me transmite este último disco que me llena, me pone una sonrisa.
Es como un disco dedicado a las pequeñas cosas que nos hacen felices, esas pequeñas cosas que ocupan poco pero tienen una gran repercusión en nuestro día a día.
Por eso doy un aplauso a Marlango, por no complicarse la vida con canciones profundas ni complejas y por recordarnos a través de unas canciones simples, bonitas y alegres que la felicidad está donde menos lo esperamos.
¡Bravo!

jueves, 20 de mayo de 2010

Para que lo sepas

No quiero que me digas nada, ni que no hacía falta.
Te quiero, es más te quiero mucho. Y se que puede sonar rutinario, porque ahora todo el mundo dice te quiero, pero yo te lo digo porque lo siento. Además que esperabas, eres mi amiga. Aunque os conozcamos hace poco, eres mi amiga. Y de las buenas. Y yo soy la tuya.
Si, soy tu amiga. Y ¿Porque?, no hay una razón en concreto.
Y no te voy a decir que voy a estar siempre, porque, seguro, que alguna vez no podré ir.
No voy a decirte que no llores, porque debes hacerlo. Solo lloraré contigo.
No voy a decirte que hay que sonreir siempre, porque a veces hay que estar triste.
No voy a decirte que no voy a dejar que nadie te haga daño, porque entonces no serías libre.
No puedo decirte que siempre estaremos juntas, porque las dos debemos seguir nuestro camino.
Ni tampoco que tienes siempre la razón, porque sino no aprenderías que hay que equivocarse.
Podría seguir y seguir, pero a veces las palabras sobran, contigo las palabras me sobran.
Eres mi amiga.
Y yo soy la tuya.
No hay más, es así de fácil.
Y seguiré aguantando por mucho que hablen o digan, porque no te conocen.
Y seguiré defendiendote porque se que lo que dicen de ti es mentira.
Porque algún día se cansarán de hablar de ti.
Y seguiré y seguiré y seguiré.
Siempre que me necesites.

sábado, 15 de mayo de 2010

Sigue

Thomas Edison llegó a fracasar en 2.000 ocasiones antes de lograr el filamento de hilo de algodón carbonizado para su bombilla. Y cuando le preguntaron dijo: "no fracasé, descubrí 2.000 modos de cómo no se hace una bombilla, pero sólo debía encontrar un modo de que funcionara."