domingo, 23 de mayo de 2010

Crónica de unas fiestas

Las esperadas fiestas de mi barrio han sido un total desastre.
La mayoría de crías de 14 y 15 estaban tan borrachas que acabaron tiradas por lo suelos y montando un drama que ni sus amigas (que iban igual o peores que ellas) aguantaban.
Lo curioso de todo es que todos los padres estaban en el barrio y ellas lo sabían, pero aún así no les importo nada.
Yo tengo una hermana de 15 años que ayer me llamo a las cuatro de la mañana borracha, llorando y tan mareada que no se sostenía en pie. Estaban en las cuestas, que son como unos jardines con rampas para los monopatines, histericas todas y sin saber que hacer.
Cuando llegue yo, todas se me echaron encima preguntandome a ver si les podía llevar a casa, que íbamos hacer y porque les había subido tanto si habían bebido poco.
Yo me quede parada, pensando en que estaba en un grupo de adolescentes desbocadas y , que, en general todas estaban deseando que les acompañara a casa.
De repente una de las amigas de mi hermana se cayó al suelo y se desmayó, los gritos de sus amigas fueron incesantes. Así que cogí a la chica, a mi hermana y a su mejor amiga y me las subí a casa.
A la que se desamayó la metí en la ducha, le hice vomitar, le lavé el pelo y el cuerpo, le puse un pijama y la metí a mi cama. Y a mi hermana y a su mejor amiga les dí un café, les lavé la cara, les puse el pijama y las llevé a dormir.
Yo me fuí al sofá, que no era tan incómodo después de todo, y esperé a que mis padres llegaran.
Fue una noche completa que me hizo pensar. Si pensar en que yo con 15 años aún no me había cogido mi primer gran pedo y que, además nunca había montado un numerito así delante de medio barrio. Nosotras probábamos la bebida con respeto, con tranquilidad pero yaveo que ahora se va a saco, el único fin es emborracharse.
Y da igual las muchas veces que les digas que no mezclen, que no compren en los chinos, etc.
Les da igual, ellos quieren divertirse pero no se dan cuenta de que nunca lo consiguen.
Quizá no sea la más indicada para hablar de esto porque yo también me emborrachado, y solamente una vez de esa manera y con 18 años además, pero me da miedo que mi hermana y gente que me rodea más pequeña que yo, a la que quiero y me importa acaben así cada vez que se lo quieran pasar bien.
Si esta generación a venido así no quiero ni penar en la que está por venir, nacerán con una botella de vodka en la mano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.