jueves, 20 de mayo de 2010

Para que lo sepas

No quiero que me digas nada, ni que no hacía falta.
Te quiero, es más te quiero mucho. Y se que puede sonar rutinario, porque ahora todo el mundo dice te quiero, pero yo te lo digo porque lo siento. Además que esperabas, eres mi amiga. Aunque os conozcamos hace poco, eres mi amiga. Y de las buenas. Y yo soy la tuya.
Si, soy tu amiga. Y ¿Porque?, no hay una razón en concreto.
Y no te voy a decir que voy a estar siempre, porque, seguro, que alguna vez no podré ir.
No voy a decirte que no llores, porque debes hacerlo. Solo lloraré contigo.
No voy a decirte que hay que sonreir siempre, porque a veces hay que estar triste.
No voy a decirte que no voy a dejar que nadie te haga daño, porque entonces no serías libre.
No puedo decirte que siempre estaremos juntas, porque las dos debemos seguir nuestro camino.
Ni tampoco que tienes siempre la razón, porque sino no aprenderías que hay que equivocarse.
Podría seguir y seguir, pero a veces las palabras sobran, contigo las palabras me sobran.
Eres mi amiga.
Y yo soy la tuya.
No hay más, es así de fácil.
Y seguiré aguantando por mucho que hablen o digan, porque no te conocen.
Y seguiré defendiendote porque se que lo que dicen de ti es mentira.
Porque algún día se cansarán de hablar de ti.
Y seguiré y seguiré y seguiré.
Siempre que me necesites.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.