jueves, 22 de julio de 2010

Un mal día

Hoy me he levantado triste. Sentía como un vacio en el estómago, como un agujero negro.
Pasando por el pasillo me he mirado en espejo y he visto mi rostro cansado y con ojeras, los ojos estaban brillantes con las lágrimas apunto de salir. Y en ese momento, estando a solas conmigo misma, me he puesto a llorar.
A partir de ahó lo veía todo gris casi negro. Se me habían quitado las ganas de comer, de dormir, de pensar, de hablar, en realidad, se me habían quitado las ganas de todo. Asumí que el día no iba a ser mejor. Era un mal día. Como cualquier otro.
Malos días. Todo el mundo los tiene, algunos más veces que otros pero todo el mundo ha tenido un mal día.
A nadie nos gusta tener un mal día. En los malos días todo sale del revés, te enfadas y acabas por tener dolor de cabeza. Es lógico que ha nadie le guste.
Sin embargo, no creo que sea del todo malo tener un mal día. Quiero decir que son días en los que indirectamente sacamos afuera todo lo que llevabamos dentro, por simple e insignificante que fuera. Somos como los bebés, que al no tener memoria temporal, no se acuerdan de cuando les ha pasado algo, se lo guardan y puede que a las dos semanas lo saquen de lleno al exterior y nadie sabe porque. Y creo que es eso lo que nos pasa a nosotros, que un cúmulo de cosas acaba por rejuntarse y hacer una sola, grande y molesta. Y que necesariamente tiene que salir afuera.
Porque si nada nos afectara no estaríamos vivos ¿no?

Por eso creo que si solo es un mal día, dejarlo correr. No intentar estar bien o intentar que tu amigo no pase un mal día. No, dejarse llevar, dejar que tue cuerpo y tu mente se liberen de esa carga que creíamos que no llevabámos encima. A veces es bueno estar triste y llorar un poquito. Es importante para estar bien con uno mismo.
Y lo digo yo, que según toda la gente que me conoce, soy la persona con más alegría y energía del mundo.

Por eso disfrutemos de los buenos días y aprovechemos los malos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.