lunes, 2 de agosto de 2010

La pesadilla de Wes Craven

Reserve el día de hoy para ir al cine a ver ''Pesadilla en Elm Street: El Origen'', a la sesión de las ocho y media, para salir tarde y tener esa sensación de miedo al salir.
Soy fan, no de la saga, sino de la primera entrega, la de Wes Craven, porque pienso que es una de las mejores películas de miedo que se han podido hacer. Y, también, porque ha creado uno de los personajes más carismatico e inolvidable de este género, Freddy Krueger.
La verdad es que el trailer tenía buena pinta y por eso decidí ir a verla, pero ha resultado que lo mejor de la película ha sido eso, el trailer.
Empiezo por el mayor fallo de la película, se trata de "el cambio de protagonista" y no me refiero a Freddy, me explico. La cinta comienza de manera fuerte, con buen ritmo y nos presenta demasiado por encima a los personajes, centrándose en Kris (Katie Cassidy) que parece la protagonista. Y esto es lo mejor, la primera mitad en la que seguimos a Kris y vemos sus sueños (que sonclos más logrados) donde destaco uno que tiene en clase y su pedazo de grito posterior que acojona más que el propio sueño y que aquí se cargan gracias al doblaje. Pero a la mitad de la película Kris deja de ser la protagonista porque si habeis visto la original, solo tengo que recordaros que Kris es la versión moderna de Tina... a sí que ya sabeis como acaba. Entonces pasan a centrarse en Nancy (Rooney Mara) algo que habría sido fantástico si no fuera porque salimos perdiendo con el cambio, a partir de ese momento la película baja el ritmo vertiginosamente y va cuesta abajo y sin frenos, incluyendo los sueños y escenas de terror que bajan de nivel. Rooney Mara se esfuerza pero es incapaz de transmitir emoción alguna, más aún cuando al principio Cassidy ha sido capaz de dejarnos con la boca abierta con un solo grito. Kyle Gallner tiene la misma cara de pánfilo durante toda la película, todo lo contrario que Thomas Dekker que está bastante inspirado en su papel, algo que me sorprendió bastante.Y ahí tenemos al nuevo Freddy (Jackie Earle Haley), más oscuro, más serio, más inquietante. El problema viene cuando se centran más en la estetica que en el propio Freddy y llega un punto en el que te dass cuenta de que las mejores escenas son las que están copiadas literalmente del film original y, sinceramente, para que lo más destacable de la película sea lo que ya hemos visto en el film de 1984, pues mejor no haber hecho nada.
"Pesadilla en Elm Street, El Origen" no es una mala película, es entretenida y tiene momentos destacables pero no entusiasmará a nadie. Es otro remake innecesario que a partir de la mitad del metraje baja de nivel muy considerablemente. ¿Habría estado mejor si Katie Cassidy hubiera seguido llevando el peso de la trama? Me atrevo a decir que sí. Al menos se habrían arriesgado. Jackie Earle Haley es un más que decente Freddy pero la sombra de Robert Englund es muy grande. Ya advierto que a los fans no les va a gustar demasiado el cambio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.