jueves, 30 de diciembre de 2010

365

Ya estamos a finales de año y como llevo haciendo unos años me toca hacer balance, aunque a la gente le parezca una chorrada, me gusta recordar, y aunque, como dicen por ahí, la memoria es traicionera pero siempre habrá recuerdos que por mucho que queramos siempre seguirán dentro de nosotros.
El año 2010 fue el año que nos conmovió a todos con el terremoto en Haiti, el que nos hizo apretarnos el cinturón con la crisis, el año en que nos hicimos campeones del mundial de fútbol, el año de las huelgas generales, el año de los 33 mineros atrapados... un año lleno de sucesos, que en realidad no tienen tanta importancia si hablamos de personas.
Este año he visto personas que hacía tiempo que no veía, hemos recordado y reído por los viejos tiempos, sintiendo aún ese pequeño lazo invisible de amistad que nos unía. Personas que no las echo de menos día día pero si que las echo en falta en ciertos momentos.
Este año he conocido personas que han dejado un recuerdo imborrable, personas que no hacen nada en especial para que les tenga tanta estima, pero que sin ellas la vida sería algo distinta.
Personas que han aparecido de repente y que me han marcado y, también personas que me han marcado y de repente se han ido, sin avisar, sin decir nada.
Personas a las que he tenido que despedir, entre sonrisas, lágrimas y palabras de esperanza viendo como se marchaban en un avión.
Una persona que ya no está entre nosotros, que a su paso dejó muchos corazones destrozados y muchos buenos recuerdos.
Personas que van perdiendo memoria y tengo que recordarles cada día lo mucho que los quiero y quien soy.
Personas que me han odiado, me han insultado, me han echo daño, pero que al final sus palabras no significan nada más que su propia definición.
Personas a las que he querido mucho y a las que ahora ya no quiero tanto.
Personas que hagan lo que hagan siempre tendrán mi cariño.
Personas que me han perdonado y personas a las que he perdonado.
Personas con los que he sido algo más que una amiga y ahora ya no somos más que amigos.
Personas especiales y otras no tanto.

Un año lleno de recuerdos, de recuerdos llenos de personas, que son las que, al final, nos llenan de vida...

Feliz Navidad y año 2011

lunes, 13 de diciembre de 2010

Barcelona. Lady Gaga.

Creo que no tengo que explicar quién es esta chica extravagante y, como dicen, loca. A algunos les gusta y a otros no, pero todos la conocemos.

Lady Gaga. De ella se habla mucho todos los días, que si su vídeos polémicos, su ropa, sus orientaciones y supersticiones sexuales, su preciado té…. En fin, una larga lista. Es el centro de atención del mundo y hoy, además, será el tema de este blog.
Hoy dedico esta entrada a Lady Gaga por dos motivos: estuve en su concierto en Barcelona y segundo, ¿Quién es Lady Gaga?
De lo primero no hay mucho que decir pero si mucho que contar. La verdad es que a mí Lady Gaga ni me gustaba ni me dejaba de gustar, quiero decir que sí, que sabía quién era y había escuchado todas sus grandes canciones (Poker face, paparazzi, bad romance, Alejandro), pero pensaba que sería una de esas que tenían éxito y luego desaparecían, pero no ha sido así. Ha sido todo lo contrario. Lady Gaga tiene el mundo casi a sus pies.
Una amiga mía, Maider, que vive en estos momentos en Barcelona, me dijo que había conseguido entradas para Lady Gaga ¡en pista!
A los dos días o así me volvió a llamar y me dijo que la chica con la que iba ir no podía acompañarle y aver si yo podía ir en su lugar. Y le dije que sí. No tenía nada que perder, era gratis (cuando una entrada para verla puede llegar a los 180€), iba a Barcelona, veía a mi amiga y, bueno, iba a ver a la gran diva del pop. Me gustara o no iba a ser toda una experiencia.
Y sí, me gustó y fue toda una experiencia.
Cuando empezó el concierto, se me encogió el corazón, y os digo que no tenía ni idea de por qué. Cuando la vi salir fue algo… emocionante, no se. Es de verdad. Quiero decir que nosotros la vemos muy alta, muy por encima de nosotros ( aunque eso no significa que sea mejor que nadie), como si no fuera real, pero es totalmente real. Y el espectáculo que viví esa noche fue increíble. Fue algo mágico, grande, explosivo, sensual, alegre, serio, resplandeciente, extraño, humorístico… y podría seguir pero no tengo adjetivos para describirlo, fue como un fenómeno sobrenatural y no, no os penséis que exagero, esto hay que vivirlo para contarlo.
No me la imaginaba así. Y esto me lleva a la segunda cuestión, ¿Quién es Lady Gaga?
Yo vi de ella una persona sería en los momentos en los que tenía que serlo, que le daba igual si llorar o reír cuando cantaba, pero lo hacía, y si hubiera tenido la necesidad de desmoronarse en el escenario lo hubiera hecho. Se mostraba humana, como una persona, como lo que es. Y estuvimos ahí para ver que la reina del pop existe y siente como nosotros, que lloraba con una canción y sonreía cuando el público le aplaudía o le hacía los coros. Una chica que se bajaba del escenario para estar cuerpo a cuerpo con sus ''Little monsters''. Una chica que no paraba de dar las gracias a la gente por haberle subido tan arriba, una chica que con todo ese espectáculo lo único que quería era que disfrutáramos, dándolo todo de sí misma. Una chica de 24 años al fin y al cabo.
De 24 años y con la cabeza bien puesta, teniendo cuenta en lo que se ha convertido. He estado buscando información, canciones y vídeos sobre ella y la verdad que en las entrevistas me ha sorprendido. Siempre con su taza de té y su seriedad, respondiendo, yo creo, con sinceridad a todo lo que le preguntaban. De vez en cuando, soltaba algún comentario con ese humor serio que tiene ella.
Con esto no quiero que os convirtáis en sus fans, ni quiero ganar gente a esa causa. Solo quiero que penséis en eso, en que continuamente estamos juzgando a esa gente que es tan inalcanzable para nosotros cuando en realidad no las conocemos. Por eso creo que Lady Gaga está recibiendo críticas injustas sobre lo que es y lo que hace. Creo que tenemos que darle una oportunidad y pensar que no lo hace por fama. Que no se viste así por imagen sino porque realmente ella se siente así, o eso es lo que Lady Gaga realmente es. Un bicho raro, una extravagante. Tal vez esa niña friki que soñaba con llegar algún día hasta donde está, solo quiera demostrar que sabe como nos sentimos algunas personas que, por casualidades o destino, hemos sido marginados por ir vestidos de una forma, pensar de otra manera, querer a personas de tu mismo sexo... Y ahora una friki se ha ganado el mundo. Sea imagen o no, es algo muy bonito. Es un mensaje que todos no llegan a entender: que todos, seamos como seamos (frikis, pijos, de izquierdas, de derechas, ateos o creyentes, heterosexuales, homosexuales, bisexuales, etc.), si queremos, podemos llegar donde nos propongamos, siempre cumpliendo nuestro sueño, superando a todas esas personas que un día nos infravaloraron.
A partir de hoy voy hacer caso omiso de esas declaraciones que dicen que ella es toda imagen y lo único que hace es llamar la atención. Y voy a darle el beneficio de la duda y creer que de verdad es así, que no finge para ganar adeptos. Y solo porque se ganó mi simpatía.
Y lo ha conseguido porque ha creado una cultura, no solo una música, sino una cultura. Lady Gaga es sus canciones, su moda, su forma de pensar, su extravagancia, sus conciertos y sus espectáculos. Ha creado un espacio para que sus fans se sientan completos y agusto con ella y con ellos mismos. Ha creado algo en lo que ella da todo de sí a sus fans. Y bueno eso siempre se agradece porque realmente todos están ahí por la gente que les sigue.
Esto no quiere decir que ahora vaya a ser su fan número uno, ni que su música me vaya a gustar más, sino que voy a creer que ella intenta demostrar al mundo lo que es capaz de hacer una chica rara, friki y solitaria.

Lady Gaga, Stefani Joanne Angelina Germanotta, ¿son la misma?, no lo sé y creo que muy pocas personas saben eso, pero si sé que, nos guste o no, lo que está haciendo es grande.