lunes, 28 de marzo de 2011

Primera Parte

Escribir siempre me ha dado mucha calma, mucha tranquilidad, igual que relajarme tumbada al sol.
Hace unos días comencé una historia, sin sentido, sin argumento.... Ahí va la primera parte:

El lago se quedó en calma. Un letargo apareció en forma de cielo estrellado cubriendo el paisaje. Los pájaros, el ronroneo de la madera de los árboles, el aleteo de las hojas cayendo al suelo… todo se quedo callado.
Sile se deslizó hacia el agua, apoyó sus pies sobre las rocas húmedas. Estaban entumecidos, se los fue mojando suavemente con las manos hasta dejarlos brillantes como un diamante en bruto. Poco a poco su cuerpo quedó completamente desnudo y cubierto de una tez morena y brillante.
El calor que le recorría el cuerpo era tan sofocante que al contacto con agua, esta se desvanecía convertida en vapor.
Ella sabía que el agua no era buena para su cuerpo, si entraba en contacto con ella se quedaba muy débil, pero había momentos en el que necesitaba enfriarse, necesitaba dejar ese fuego que llevaba dentro. Su madre solía decirle que el agua era mala para ella, pero con el tiempo, aprendió que no hay cosas buenas y malas, depende de cada uno.
Se sentó en una de las rocas planas del lago y se quedo ahí, acurrucada, mientras las pocas gotas de agua que quedaban en su cuerpo se consumían y volaban hacia el universo.
Sile no era una chica normal, aunque en ese tiempo nadie podía considerarse así. Ella era la chica que no podía estar en contacto con el agua durante mucho tiempo.
Sile se sentía diferente a los demás, más bien sentía celos de los demás. Veía esos niños jugar en el lago todos los días, bañándose, riendo, sin preocuparse por nada, sin preocuparse porque el agua les debilitara tanto que serían incapaces de pestañear sin que les doliera el cuerpo entero.
Sile sabía el daño que le hacía el agua, sin embargo, a veces, era lo que más deseaba en el mundo. Beber. Beber una gota de agua. Y se sentía impotente de no poder hacerlo.
Pero, al mismo tiempo, le encantaba quemarse por dentro. Era una sensación de poder y control increíble. Aunque, fuera algo incontrolable cuando ese fuego salía al exterior.
Entonces no tendría ninguna sensación de control, aunque si de poder. Un poder tan grande que doblegaría a los más fuertes. Un poder que solo ella tenía y muchos deseaban.
Un poder que podía darle alas.
La noche transcurrió tranquila y callada. La respiración del bosque se acompasó a la de Sile. El ruido de la madera se hacía infinito.
Sile empezó a sentirse débil, la humedad del aire comenzó a provocarle un terrible dolor de cabeza.
Se tumbó suavemente sobre la fría roca y mirando las estrellas se quedó soñando.

jueves, 17 de marzo de 2011

Ataxia de Friedreich

Es una enfermedad hereditaria que afecta a los músculos y al corazón.
Aproximadamente 1 de cada 22,000 a 29,000 personas desarrollan esta enfermedad y los antecedentes familiares elevan el riesgo.
Los síntomas de esta enfermedad son: Dificultad para hablar, cambios en la visión (particularmente la visión cromática), disminución en la capacidad para sentir vibraciones en las extremidades inferiores, problemas en los pies, como dedo del pie en martillo y arcos altos, hipoacusia (que ocurre en alrededor del 10% de los pacientes), movimientos espasmódicos de los ojos, pérdida de la coordinación y el equilibrio (que lleva a caídas frecuentes), debilidad muscular, ausencia de reflejos en las piernas, marcha inestable y movimientos descoordinados (ataxia) que empeoran con el tiempo.
Todos estos síntomas comienzan en la infancia.
La ataxia de Friedreich empeora lentamente y causa problemas para desempeñar actividades de la vida diaria. La mayoría de los pacientes necesitan usar una silla de ruedas dentro de los 15 años posteriores al comienzo de la enfermedad. Esta enfermedad puede llevar a una muerte temprana, normalmente por parada cardiaca.

Yo nunca había oído hablar de esta enfermedad, nunca hasta hoy. Hasta hoy, que he visto una película llamada '' The Cake Eaters'' protagonizada por Kristen Stewart ( y me da igual lo que digan de ella, es una actriz cojonuda) y Aaron Stanford.
Habla sobre Georgia, una chica que padece esta enfermedad y que quiere experimentar esa magia del primer amor. Y lo consigue. Beagle, un chico tímido, más mayor, se enamora de ella a pesar de la enfermedad y todo lo que conlleva.
Es una película que no pasará a la historia, es más, seguro que nunca habéis oído hablar de ella, pero si que es una de esas películas que dejan su pequeña marca en el corazón. Te enamoras de todos los personajes. Una historia bonita, con la que no lloras, porque simplemente te deja una sonrisa y un poco de nostalgia de ese primer amor, pero que consigue emocionar.
Estas historias me llenan de mucha vida, porque me doy cuenta de que siempre nos estamos quejando de todo, nunca está nada a nuestro gusto, todo son problemas, no podemos pensar en otra cosa...
Egoístas. Somos egoístas.
Admiro a estas personas que a pesar de vivir en una situación como esta, solo piensan en besar a un chico.
Ojalá fuéramos como ellos.






 Desde aquí mando un apoyo (el mejor que puedo darles) a todas las personas que sufren esta enfermedad. Y gracias por enseñarnos a disfrutar a los demás de la vida.

martes, 8 de marzo de 2011

Día de la mujer (trabajadora)

Hoy es nuestro día, es el día de la Mujer Trabajadora y estoy contenta. Y eso que a mí eso de los días nunca me hecho mucha gracia, creo que no se necesita un día para una causa, sino muchos.
Pero hoy han puesto en la radio una canción que ya conocía pero que hacía tiempo que no escuchaba: I love Rock 'n Roll, de Joan Jett and  The Blackhearts.
En ese momento he recordado las viejas canciones de The Runaways que tenía olvidadas en el MP3. He cogido los cascos y me he puesto a escucharlas, recordando esa épocadel buenisimo rock que se hacía antes.
Joan Jett es una de las dos únicas mujeres que aparecen en la lista de los 100 mejores guitarristas según la revista Rolling Stone. Es una de las figuras femeninas más importantes del rock.
Con tan solo 15 años, Joan conoció a Sandy West y a Kari Krome y juntas ensayaron y compusieron. Presentaron el material a Kim Fowley, un productor que creía que la idea de un grupo formado exclusivamente por chicas sería la gran sensación. Y lo fue. Después se les unió, la que sería, con gran diferencia, la chica ''rubia'' del momento, Cherie Currie.
Su carrera, aunque corta, fue un boom, tuvieron un éxito incalculable y disfrutaron del rock 'n roll, el sexo y las drogas. Joan Jett era el pilar del grupo, aunque todas hicieron el grupo, por la música, era ella la que llevaba el rock 'n roll en las venas. Ella mantuvo al grupo unido en sus cuatro años de vida.
Gran parte del material de las Runaways lo compuso ella. Disfrutó de las drogas, al igual que todas, pero fue la que antes se dio cuenta hasta donde estaban llegando las cosas y decidió parar.
Tal vez, lo que más se recuerde de la época de oro de las Runaways, a parte de su música, era la relación entre Cherie Currie y Joan Jett. Se dijo muchas cosas sobre ellas, que si eran pareja, que si no.... En Edgeplay: A film about the Runaways, Currie admitió haber tenido un romance con Joan Jett. Y más tarde Joan lo admitió también.
Se cuenta que cuando Currie dejó el grupo por la adicción tan importante que tenía, Joan Jett se quedó destrozada, se quedó sin cantante, sin su amiga y sin su amante. Pero siguió adelante un año más sin ella.
En 1979 el grupo de disolvió definitivamente y los que pensaban que el final de Joan Jett estaba ''cantado'' se quedaron con las ganas; Joan Jett siguió adelanté grabando canciones con los Sex Pistols, Paul Cook y Steve Jones. Más tarde conocería a Kenny Laguna que le ayudaría a grabar un disco en solitario.
El disco fue rechazado por más de 20 sellos discográficos. Jett no se rindió y junto a Kenny Laguna creó su propio sello discográfico: Blackheart Records. Así se convirtió en la primera mujer en tener su propio sellos discográfico.
En 1980 creó The Blackhearts y grabaron esa magnifica canción: I love Rock 'n Roll.

Os preguntareis porque hablo de Joan Jett, la respuesta es bien sencilla: ella fue una mujer trabajadora, que luchó por sus sueños, llevándolos hasta el extremo. Y me parece lo mejor que le pueda pasar a una persona. Joan Jett fue cabezona siguió y siguió y no paró hasta que consiguió lo que se había propuesto. Por eso creo que es un buen ejemplo, sobre todo en este 8 de marzo.
Joan Jett no es mi heroína, pero si me parece que es un gran ejemplo a seguir.
Seguro que habrá muchas mujeres como ella, famosas y desconocidas y eso me alegra. Pero para mí ella representa a la mujer trabajadora. Por lo menos hoy.

domingo, 6 de marzo de 2011

Para

Es lunes y son las 6:30 de la mañana, suena el despertador, te levantas, medio dormido,vas a la cocina te preparas el desayuno y te lo comes. Luego te lavas los dientes, haces la cama, te vistes, preparas las cosas, te miras al espejo y sales de casa. Hace frío. Te subes la cremallera y empiezas andar hasta Merindades, ves pasar a la gente, te pones los cascos, escuchas la música y piensas en tus cosas. Llegas a la parada de la villavesa y esperas. Llega la villavesa, te montas entre un montón de gente. Te cuesta 20 minutos llegar. Te bajas, te vuelves a subir la cremallera, hace frío. Llegas al sitio donde haces las prácticas. Te pasas de 8:30 a 13:00 sin parar, tienes hasta las 14:30 para comer, comes, vuelves a currar hasta las 15:30. Te pones el abrigo, ahora hace calor, te lo quitas, vas hasta casa andando, te duchas,  te vistes y te vas a la Escuela de Idiomas hasta las 21:00, a las 21:30 llegas a casa, cenas, te lavas los dientes y te vas a estudiar. A eso de las 23:30 te metes al correo, al tuenti, al facebook, hablas con alguien y a las 00:00 te vas a la cama.
Al día siguiente(martes) te vuelves a levantar y se repite lo mismo, además tienes que ir a recoger a tus primas de 4 y 7 años a la Ikastola y después irte al gimnasio. Legar a casa y estudiar.
El miércoles, puedes dormir una hora más, llegar a clase a las 8:15 y salir a la 13:30, llegar a casa comer, ver un poco la tele e irte a la Escuela de Idiomas otra vez.
El jueves sales de clase a las 14:30. Tienes que ir a por tus primas, al Gimnasio y también tienes que estudiar.
Viernes, sales a las 13:30 y te vas al gimnasio, a la tarde tienes que trabajar hasta las 22:30 y llegas a casa a las 23:15. Cenas y te vas a la cama.
Al día siguiente te levantas con mil cosas que hacer y además hay que salir por la noche.
Domingo: resaca y montaña.
Y después.... Lunes.
Tic, tac, tic, tac, tic, tac, tic, tac, tic, tac, tic, tac, tic, tac.......

PARA....Para porque las cosas no son así, esto solo es algo superficial porque dentro de esta rutina tan aparente, hay cosas que día a día nos sorprenden. Cosas que, tal vez, no sean importantes, que, puede, que sean pequeñas, pero que son de las que nos acordamos, son las que pasan a formar parte de nuestra historia, parte de ese álbum de recuerdos que tenemos en el cerebro (seguro que hay un nombre científico para eso, pero siempre me imaginado que sería algo así). Son esas cosas de las que hablas con una persona que hace tiempo que no ves.
Así que para, date tiempo y no dejes que ese álbum se quede vacío.