jueves, 26 de mayo de 2011

Hola, papá

Hola Papá,
Hoy ha sido un mal día, en realidad llevo muchos malos días.
No coges el móvil, ni estás en Skype. Espero que mires el blog.
Llevo demasiado tiempo sin verte así que no se me ocurre que decirte. Lo siento.
¿Has cambiado?  ¿Eres una persona distinta? ¿Sigues como siempre? ¿Nos echas de menos? ¿Estás ahí?
Son preguntas a las que necesito que me respondas. No quiero saber de ti por mamá.
Quiero que vengas y que me hables, que tu voz me cuente esas historias una y otra vez, que tus brazos me balanceen de un lado a otro, que tus ojos me marquen el camino, que tu respiración me de oxígeno. Quiero que vuelvas.
¿Por qué no puedes estar aquí como todos los padres?
¿Por qué no puedes, simplemente, vivir aquí?
¿Por qué tienes que alejarte?
¿Por qué cuando más te necesito es cuando menos estás?
¿Por qué me dejaste aquí?
¿Por qué el año que viene me pides que vaya contigo?
¿Por qué tantas cosas, papá?
¿Por qué no puedes, simplemente, ser un padre normal y corriente?
¿Por qué sigo preguntando si no vas a responder?
Papá, ven aquí. Ven. Yo te necesito.
Yo te quiero. Yo estoy aquí.
Me da igual el miedo que te dé volver, porque sé que te da miedo. Me da igual. Abre los ojos. No puedes huir toda tu vida. Yo no lo hago. Itziar tampoco.
Así que ten cojones y ven.
Mañana jueves, trabajas por la noche, así que bebe mucho café. Pero del que a mí me gusta, el otro no, es muy malo, digas lo que digas.
El examen de euskera bien, bueno, muy bien.
Aunque la convivencia en esta casa cada vez es peor.
Adiós…Papá.
Un beso.
Uxue




PD: Hoy los Smiths, que nos gustan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.