jueves, 7 de julio de 2011

Adiós

Hola, me llamo Uxue:
No sé lo que se suele decir en estas ocasiones, porque, sinceramente, siempre he intentado evitarlas. Lo más sencillo es decir que te quiero y te voy a echar de menos. Hemos pasado y recorrido mucho juntas, algo increíble teniendo en cuenta que antes no nos conocíamos tanto.
Espero no parecer egoísta pero los últimos meses contigo han sido de lo mejor hasta ahora, me has salvado y lo supiste hacer de la mejor manera. Estoy profundamente orgullosa que para ti haya valido la pena conocerme. Al final, creo que se puede decir que las dos nos proporcionamos felicidad mutuamente, así que un día cuando al fin descanse en algún lugar, si despierto cerca de una puerta espero que estés ahí para responder por mí y enseñármelo todo.

Gracias.

sábado, 2 de julio de 2011

Después de una mala, pero mala a rabiar, temporada vuelvo a ser yo. ¡Por fin! Ya me echaba de menos.
Han pasado tantas cosas que, vaya, creo que me he superado totalmente a mí misma. No lo hecho sola, claro, unas personas (maravichachis) me han ayudado hacerlo muchísimo más fácil (gracias), una, incluso, me ha dejado ducharme en su casa. (Lo cual era de agradecer en esos momentos).
Se que todos habéis tenido, tenéis y tendréis momentos en los que mandaríais todo a la mierda, en los que te sientes tan terriblemente ofuscada que solo te apetece empotrarte contra la pared de cualquier parada de autobús.
Bueno, pues así estado yo mucho tiempo. Y eso, quería decirlo. Como hay que sacarme las cosas con sacacorchos, hoy os doy el gusto de escucharlo desde mí. Es un gran avance. Voy mejorando, eso sí. Y me suelo desahogar más a menudo. Eso de explotar en momentos tan puntuales y tan a lo bestia, creo, que es bastante malo para mi integridad física, mental y sentimental. Pero bueno así soy yo. Me encanta joderme, soy una masoquista de mierda algunas veces.
En realidad no me entiendo. Bueno, mentira, si que me entiendo. Sé perfectamente porque soy así. Me da miedo. Abrirme a una persona me da bastante miedo. Siempre tengo la sensación de que tarde o temprano esa amistad o ''relación'' se va acabar, entonces para no ver como se acaba, la acabo jodiendo yo. Siempre. Está total y empíricamente comprobado. Pero no asustéis, ya no soy tan así. Pero sigo siéndolo en menor medida. Y es que es raro porque esa faceta de mí me asusta. He llegado hacer daño a personas que han estado conmigo siempre, a mi lado, y qué, curiosamente, aún siguen. Pero además muchísimo.
¿Parece mentira eh? Con la cara de buena que tengo... Lo soy!Lo soy! Pero bueno tengo ese gusanillo, para que veáis que no, que no soy perfecta. Me encanta no serlo, in fact.
Son las 00:04 y aquí estoy intentando no escuchar el millón de problemas que corren por las paredes de mi casa. Y como vuelvo a ser yo, solo puedo deciros gracias.
PD: Lo de debajo de los ojos no son ojeras, siempre se me ponen así cuando me río.