martes, 13 de diciembre de 2011

Economía


La Real Academia de la Lengua Española define el término economía como: Administración eficaz y razonable de los bienes; Conjunto de bienes y actividades que integran la riqueza de una colectividad o un individuo; Contención o adecuada distribución de recursos materiales o expresivos… etc.
En una sociedad actual, como por ejemplo Europa, la economía es una de las bases que la sustentan. Sin economía está claro que esa sociedad caería. Con las definiciones que acabamos de ver suena bien esa palabra. Suena a reparto de la riqueza, a que todos vivimos igual sin estar unos por encima de otros. Por eso en una sociedad es tan importante la presencia de una economía y, en este caso, un órgano, que la dirija. En España tenemos un órgano, el gobierno, en el que hay una parte que se dedica única y enteramente a eso, a la economía del país. Con la entrada en la unión europea, la economía española creció considerablemente tanto que ahora es la quinta economía más grande de la unión europea. ¿Cuál es el problema de todo lo citado hasta ahora?, que hay cosas que son falsas.
En este país no existe un claro concepto de lo que es la economía. A raíz de la crisis hemos olvidado lo que era una verdadera economía. Vivimos en una sociedad capitalista o, por lo menos, en una sociedad que oculta el capitalismo con ideas democráticas muy pobres y con discursos populistas que solo buscan el voto fácil. Y más que capitalismo me atrevería a decir que un feudalismo moderno, que copia esquemas del que creemos ya olvidado, allá por la Edad Media. Si no, vamos a comparar, el sistema medieval se basaba en una jerarquía, en la que las clases bajas o el pueblo llano trabajaba para el mantenimiento exclusivo de la burguesía, los nobles y la realeza. O como lo definiría el marxismo, un modo de producción con unas formas peculiares de relación socioeconómica y lo sitúa entre el esclavismo de la antigüedad y el Capitalismo moderno. Trasladado a nuestra época y a España, sobretodo, seguimos manteniendo a una Monarquía mediante unos fondos públicos que son consecuencia del trabajo de muchas personas. Existen, como decía, Vincenc Navarro[1] en su artículo ¿Existe la clase trabajadora?, clases sociales, que en esencia, son las mismas que antes, solo que, trasladadas a la modernidad. Partiendo de esa base, esta sociedad esta creada en base a un crecimiento económico del que solo se aprovechan unos pocos propiciando unas desigualdades sociales escondidas entre un falso progreso, promovido, por ejemplo, por anuncios de multinacionales capitalistas, como Coca-Cola, que no hacen más que seguirle el juego al imperialismo haciéndonos creer que si vivimos en un mundo mejor[2] cuando lo real es que 100.000 personas mueren al día en el mundo por hambre, más de 1.000 millones de personas viven actualmente en la pobreza extrema, siendo el 70% mujeres. Tres ciudadanos estadounidenses (Bill Gates, Paul Allen y Warren Buffet) poseen juntos una fortuna superior al PIB de 42 naciones pobres, en las cuales viven 600 millones de habitantes. Las 356 personas más ricas del mundo disfrutan de una riqueza que excede a la renta anual del 40% de la humanidad. Como ya dijimos, el 80% de los recursos se reparten entre el 20% de la población.
¿Es esto progreso?, ¿de verdad vivimos en una sociedad mejorada y moderna? Es posible, pero el acceso a esa sociedad no es el mismo para todos. Este sistema creado por y para los ricos está privando de derechos y libertades fundamentales a más de la mitad población mundial. Pero lo peor no es esto, porque estos datos son más anteriores, lo peor es que con el surgimiento de la crisis que ahora nos azota, esto ha aumentado.
Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que esta crisis estaba completamente planeada, ya sabían que iba a pasar, solo ha sido otro truco para que el capitalismo se siga haciendo más poderoso convirtiéndose en un organismo que solo vive absorbiendo la riqueza por donde puede. Solo ha sido otra arma política sino, ¿cómo se explican las inyecciones de dinero público a los bancos? O que en Navarra, por ejemplo, la presidenta del Gobierno, Yolanda Barcina, se haya subido el sueldo un 33%[3], mientras hace un recorte presupuestario de 190,6 millones de euros, en los que sobretodo se ven afectados educación, sanidad y los servicios públicos. A nivel nacional, los recortes serán muy severos con la llegada a la presidencia del candidato del PP, Mariano Rajoy, que no impondrá sino unos recortes totalmente neoliberales, dando más importancia a lo privado que a lo público, favoreciendo a las clases pudientes y dejando en una situación precaria a las clases trabajadoras. Así se limitará el acceso a todo, pero sobretodo, con la privatización buscan que la educación no sea accesible para crear una masa borrega que siga manteniendo este sistema capitalista, una masa que no piense, me atrevo a decir que les encantaría tener personas analfabetas para no tener a quien controlar, para asegurarse el poder totalmente. El neoliberalismo no es sino una extensión de la dictadura capitalista que adornan con discursos como: Yo te voy a dar trabajo. Cuando lo único que buscan es seguir saciando ese hambre de poder y dinero que, lamentablemente, es insaciable. No buscan ninguna igualdad de derechos y favorecen una perpetua división de clases. Tienen a su servicio todas las cadenas, porque no hay ninguna cadena en el estado español que de una información de izquierdas o alternativa, entonces ellos controlan todos los periódicos, todas las cadenas y con ello nos controlan, inconscientemente, nos lanzan la información que interesa lanzar, nos engatusan para conseguir votos y un poco lo que llevo comentando, todo lo que sea necesario para mantener este sistema.            
Han construido un sistema tan complejo e infranqueable que resulta muy difícil penetrar en el, pero no queda sino oponer resistencia. Oponer resistencia a las privatizaciones que van a llegar de cien en cien. Empezado como bien he dicho antes sobre los servicios públicos  y la educación, no quieren sino construir un sistema en el que no se forman personas sino máquinas destinadas a acabar en un puesto de trabajo, que siga aumentando la producción del capital. Los centros escolares se organizan como si fueran empresas, cuyo objetivo es generar más y más riqueza. No importan los valores ni la ética moral, no es importante educar para aprender la convivencia y el hecho de que la igualdad tiene que ser la base de todo sistema tanto político como económico. Lo único que ha demostrado la práctica del neoliberalismo es que las desigualdades sociales continúan estando presentes y aumentan cada vez más. Es como si fuera un mercado en el que el consumidor tiene que elegir entre pagar mucho y obtener una educación de calidad u optar por lo barato y recibir una educación mucho más mediocre. La educación neoliberalista recorta la igualdad de oportunidades dejando que sea la gente perteneciente a clases pudientes las que solo puedan acceder a una educación de calidad dejando sin opciones de futuro a la clase trabajadora. Todo está colonizado por la lógica del comercio. La educación se convierte en un producto más. En general, lo que el neoliberalismo ha conseguido es situar la discusión sobre la financiación en primer lugar.

Una de las manifestaciones del neoliberalismo es su pretensión de alzarse como la única interpretación que permite entender el mundo y, por tanto, la única que puede aspirar a dirigir políticamente. Cualquier otro sistema que se aparte de las ideas neoliberalistas es tachada de utópica, de anacrónica.


[1] Vincenc Navarro, catedrático de la universidad Política de Pompeu Fabra, El periódico de Catalunya, 28.10.2001.
[2] Anuncio Spot Coca-Cola 2011: Hay razones para creer en un mundo mejor. (http://youtu.be/wrqIeR9um54)
[3] Noticias de Navarra (edición digital): “Yolanda Barcina se sube el sueldo el 33% para compensar la renuncia forzada de las dietas”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.