jueves, 26 de enero de 2012

Unos no pueden ver series...otros se mueren de hambre.


Voy a ser original y voy hablar de algo de lo que no se hablado nada. Del cierre de Megaupload. Algo inesperado y sorprendente, que nos ha pillado por sorpresa y que otra vez ha vuelto a demostrar la libertad a la que estamos “sometidos”. Otra injusticia más en estos tiempos de crisis. Lo sorprendente es lo bien que ha respondido la gente, “nos vamos a movilizar, nos están coartando nuestra libertad, en marzo se van a cagar…” Muy bonito. Anonymous muy bien también. Pero que egoísta  todo.
Vivo en un país en el que la gente ha aprendido la curiosa habilidad de adaptarse a cualquier situación. Cuando entramos en crisis escuchaba cosas como, bueno, habrá que ir tirando, es lo que toca, tampoco estamos tan mal… Ahora sigo escuchando las mismas cosas. Sigo oliendo el conformismo a cada lugar al que voy. Sigo escuchando esos lamentos y esas ideologías vacías; vacías porque de nada sirve tener ideas sin acciones, es como si no existieran. Veo como la gente sigue sus vidas, escondidos, esperando a que esa ola de desolación, paro y recortes, no les afecte a ellos. Encerrados en sus mundos, en sus pantallas, en sus casas. Ignorando la realidad de fuera, pensando que las cosas van a mejorar, mintiéndose cada día para no aceptar las injusticias que existen. Mintiéndose para no mirarse al espejo y ver que así solo se contribuye a que las cosas vayan peor. Es un tipo de egoísmo, de no quiero sufrir las consecuencias de cambiar las cosas, los demás no me preocupan.
Esta última injusticia nos ha dejado sin poder ver series en internet. Y, por favor, es algo que no podemos permitir ¿cómo vamos a vivir sin poder ver series y películas en internet? Es algo injusto, eso no lo discuto y está bien luchar por ello. Pero es tan triste el egoísmo que rodea esa acción que me dan ganas de desmayarme. No ha sido hasta ahora que la gente no se ha cabreado. Hasta que no le han quitado su comodidad, su escapatoria de la realidad, hasta que no han sentido que la injusticia les ha llegado a ellos, la crisis no existía, eran los padres. Y eso es terrible. No es una acción movida por sentimientos ni de revolución ni de solidaridad con los demás, es una acción movida por el egoísmo. ¿Palabras duras? Esa es mi intención. Las injusticias no vienen cuando nos afectan a nosotros. Siento decepcionaros. Injusticias existían mucho antes del cierre de Megaupload y la crisis económica. Pero claro no os afectan, entonces dejan de ser injusticias. Y pasa a ser una rutina.
Y rutina en este mundo es que cada tres segundos muera un niño de hambre, que millones de personas no tengan acceso a lo sustentos vitales básicos como agua, comida y medicamentos, que se disparen a niños en colegios y hospitales, que se lapiden mujeres, que haya gente encerrada sufriendo torturas por pensar diferente, es rutina que unos roben, se hagan millonarios y se libren, que haya personas sin acceder a una educación, que unos vivan con un dólar al día y otros cobren millones por dar patadas a un balón… Eso es la rutina actualmente. Sale en los telediarios como algo efímero y cuando lo hace cambiamos de canal. Es triste.
Es triste ver que  tras más de 20 años de conflicto, la población somalí sufre los efectos de la sequía y la falta de servicios de salud, lo que se traduce en hambre, desplazamiento y una total desprotección ante enfermedades como el sarampión. La estación de lluvias aumenta el riesgo de epidemias como el cólera, mientras se recrudece la violencia en varias zonas del país. Y aún es más triste que sigamos con nuestras vidas dejando que esto pase. Porqué está mal que alguien coja una pistola y mate a cientos de personas pero mucho peor es el que, sabiendo, no lo impide.
Espero que se os haya removido el estomago porque vosotros también sois culpables de todos y cada uno de los niños que mueren de hambre, sois culpables de dejar que eso ocurra como si fuera algo normal, sois culpables de que se haya convertido en rutina y sobre todo, sois culpables de que siga ocurriendo.
Yo no pido que vayáis al tercer mundo a solucionar el hambre. Pero sabéis que podéis hacer mucho más, que os sobra tiempo para invertir, incluso, algunos, dinero. Sabéis, que, dentro de vuestras posibilidades, podríais hacer mucho más. Pero no lo hacéis. Así que seguir con vuestras vidas, seguir viendo series en internet, seguir aceptando la situación e ignorando la realidad, seguir con todas esas mentiras diarias que os contáis una y otra vez para no sentiros mal con vosotros mismos. Y seguir matando gente de hambre.

Dos cosas, espero que esto sirva de algo y que, por favor, se pillen las generalizaciones y exageraciones como recurso y no como algo que digo en serio (del todo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.