lunes, 20 de febrero de 2012

Un abrazo muy grande, Baakir.

Hola familia,
Estoy contenta porque ya se escribir y puedo contaros como es mi vida aquí. Vivo en un orfanato con muchas amigas que me cuidan. Tenemos muchos profesores del mismo color que vosotros, pero me han enseñado a escribir y yo les doy las gracias.
Mi pueblo es pequeño y no hay muchas cosas. Y la gente tiene mucha hambre, pero en la escuela nos dan de comer todos los días. También nos cuentan muchas cosas. Y aprendo mucho.
Me gustaría conoceros algún día pero los mayores dicen que esas cosas no pasan aquí. Yo no entiendo eso.
Ayuda en Acción y yo damos gracias por la ayuda.
Adiós, familia

Esta es la carta que nos ha llegado de la niña que tenemos apadrinada. Tiene siete años y se llama Baakir. Por lo que sabemos, sus padres están en un campo de refugiados. Sabemos que el dinero que mandamos todo los meses le proporcionan dos comidas calientes al día, una educación básica hasta los doce años, agua potable y una cama.
Por eso creo que es importante contestar esa carta, nunca te aseguran que llegue, y tal vez por eso queremos que quede constancia de que si que hubo tal carta y a ser posible, poder dártela en mano algún día. Aunque eso parece más difícil.


Querida Baakir,
Te escribimos esta carta para darte las gracias a ti. Por devolvernos la esperanza de que gracias al esfuerzo de personas como tú siga habiendo posibilidades para tú pueblo. Eso nos alegra enormemente. Al igual que ya sepas escribir y nos cuentes como eres y como está todo allá, tan lejos.
Esperamos que nuestra ayuda no te falte ningún mes, ni ningún día y que sepas que esa ayuda va más allá de una cifra, que te envíamos toda la fuerza posible para que sigas adelante. Aunque sea poco lo que te ofrecemos, esperamos, de verdad, que ayude a que tu vida sea mejor.
Prometemos no perderte de vista y estar atentos siempre a todo lo que ocurre allá. Y pendientes de tí.
Intentaremos ver si podemos ir hasta allá dentro de un tiempo y conocerte y tocarte, para que sepas que tienes más familia, aunque sea difícil. 
Con nuestros  mejores deseos de que, hasta la próxima carta, vaya todo bien. Y sino lo hace, que tengas fuerza para superarlo.
Un abrazo muy grande, Baakir.
Tu familia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.