domingo, 17 de junio de 2012

Hasta que el cuerpo aguante.

Como bien nos dijo Extremoduro: salir, beber, el rollo de siempre...Después de casi seis años me miro al espejo y veo como después de tantísimo desfase me sigo agarrando a una botella cuando necesito desahogarme. Sigo creyendo que va a ser ella la que me ayude a superarlo todo.
Sin embargo, cuando me despierto...cuando abro los ojos y un dolor de cabeza me inunda, la sequedad de la boca no me deja hablar... Es aquí cuando me doy cuenta de que no podemos seguir bebiendo y bebiendo, y que los tragos de ayer no solucionan los problemas de hoy, que con casi 21 años, las resacas pesan muchísimo más de lo que pesaban antes. ¿será que cuánto más mayores, más cargas llevamos y más nos pesan al día siguiente? ¿O será que vemos en el alcohol una solución inexistente?
Pero siempre volvemos y siempre tendremos una razón para beber hasta la inconsciencia.
Y ayer volvimos porque perdimos a alguien con el que hemos compartido muchas cosas y momentos de todo tipo...perdimos un ejemplo de superación, perdimos un amigo.
Y ahora, encima, te levantas con una resaca de mil pares de cojones y te das cuenta de que el whisky de ayer no ha hecho otra cosa que joderte todavía más.

viernes, 15 de junio de 2012

Viernes

Ha entrado por la puerta de casa, sonriendo. Con el calor impregnado en la cara y gotas de sudor resbalándole por la frente. Ha gritado entusiasmado, sus ojos daban vueltas y sin embargo miraban fijamente los míos. Sus palabras se entremezclaban, había conseguido su primer título oficial. Después de ir a muchas clases, por fin lo había conseguido. Me ha dado un abrazo y temblando le he devuelto la sonrisa que se merecía. Estoy orgullosa de él. Después de tanto esfuerzo, lo ha conseguido. Pronto ha ido y lo ha dejado en su cuarto, en la mesa, bien colocado, a la vista, para que todos supieran que lo tenía.
No es un niño, pero me asaltó la visión de mi padre jugando como si fuera uno más de todos esos niños que juegan en un parque y viven, y saben que conseguirán, con mucho esfuerzo, pasar las anillas.
Acaba de conseguir su primer título oficial, un curso que empezó cuando se quedo en paro.
Me emocionado. Él también. Cuando nos hemos soltado me ha dicho que esto es lo único que puede darnos. No puede ser el padre que le gustaría ser. No puede traer un sueldo.
Pero puede traernos el esfuerzo que hace por sacarnos adelante. Puede traernos los intentos de aspirar a algo mejor. Puede traernos los sueños. Puede traernos vida.
Para mí es suficiente. Es suficiente ver que todavía le queda ilusión después de todas las ostias que le ha dado la vida. Para mi es un rayo de algo que no se si es esperanza, pero se le parece mucho.



jueves, 14 de junio de 2012

Jueves

Lo mejor de las decisiones es cuando las miras a los ojos, y ellas te miran a ti. Es una sensación rara, te sientes más fuerte y más débil al mismo tiempo. Excitada y aterrada. En realidad no sabes muy bien lo que se siente, excepto el tipo de persona que quieres ser. Es como si hubieras alcanzado lo inalcanzable y no estuvieras preparada para ello.

miércoles, 13 de junio de 2012

Miércoles

Alguien predica delante del pozo. "Quien se tire dentro, será feliz". Los que nos quedamos a escucharlo contenemos la curiosidad con una expresión más de temor que de sorpresa. Pero estamos atentos.
Ese hombre sabe hacerse escuchar, también porque, probablemente, las personas que estamos allí no tenemos nada mejor que hacer. A diferencia de otros pozos, éste se hizo famoso cuándo, apoyado por historias absurdas y baratas, alguien empezó hablar de él como si fuera una atracción. La entrada es gratis, lo único que hace falta es voluntad.
Después de pensar durante varias semanas, decido tirarme. Pero creo justo pagar antes de escuchar decir ese "serás feliz".
Al principio, la intensidad me impide sentir nada especial. Estoy cayendo, eso sí que lo noto, y también siento que el pozo es muy oscuro, y que la abertura desde la que me he tirado se aleja muy rápidamente.
No veo nada en absoluto, la oscuridad se hace cada vez más grande y me atrapa, pero aunque, no pueda probarlo, no estoy sola. Grito. Y vuelvo a gritar.
Nadie me responde, deduzco que todo el mundo grita y que si no los oigo es porque cada uno solo escucha sus propios gritos, solo puede gritar para sí mismo. Caigo. Y caigo todavía más. Parece un pozo sin fondo. Pero cuando me dijeron que me tirara, nadie especificó que sería infinito, sólo dijeron que si lo hacía, sería feliz. Y lo cierto es que, mientras no paro de sumergirme en una niebla todavía más intensa que la de antes -o las de hace meses, o las de hace años, ahora eso no tiene importancia-, acompañada de otras personas que tan sólo intuyo, quizá si soy más feliz de lo que era antes. Pero resulta difícil decirlo porque de antes no me acuerdo, oye.

martes, 12 de junio de 2012

Martes

He escuchado en la radio que si te comes un limón sin hacer muecas, todo lo que desees se cumplirá, pero me da miedo probarlo, hacer muecas y que ningún deseo se haga nunca realidad.

domingo, 3 de junio de 2012

Ni vaginas, ni pechos. Solo mujeres exigiendo sus derechos.


Están todas las noches, salen a vender caricias y fantasías. Para algunas es un trabajo, para otras una condena. Son invisibles para el resto de nosotros, aunque no en apariencia, ahí sí que las vemos. Y las juzgamos y las hacemos invisibles, sus historias no nos importan. Están en el campo minado de nuestra sociedad, la misma que es incapaz de solucionar el verdadero problema. Incapaz no, las necesitan. Son parte de otro negocio más del capital.

Hoy es el día Internacional de las Trabajadoras Sexuales. De las prostitutas, putas, rameras, fulanas, furcias, busconas, zorras… De unas personas. De unas personas que probablemente busquen lo mismo que los demás en la vida, un equilibrio; sobrevivir, al fin y al cabo. Todos los días 2 de junio se recuerda la protesta, en 1975, de 150 prostitutas en la iglesia de Saint Nizier de Lyon en demanda de sus derechos y por la persecución que sufrían. Su movimiento se extendió a toda Francia. Hoy en día las mujeres que se dedican a esta profesión siguen reclamando unos derechos que aún no han llegado.
Muchas de ellas han dejado su casa, su familia, su país porque la situación económica era tal que no tuvieron más remedio. Y vinieron aquí y se convirtieron en esclavas de un mundo que no pueden abandonar.

“Suena horrible” dicen muchos. Lo peor no es la compasión, lo peor es que creemos que el verdadero problema son ellas. Las hemos convertido en la serpiente que dio la manzana a Eva, las hemos convertido en el pecado original. Las hemos convertido en una lacra. Son putas porque quieren, porque se lo merecen. Vamos a mirarlas mal cuando pasen a nuestro lado, vamos a denunciarlas cada vez que las veamos, que se las lleven. Son putas, se lo merecen.

La triste realidad es que muchas de ellas están tan agarradas que no pueden ni respirar. ¿Por qué no se les da voz? ¿Tanto miedo hay a qué hablen? ¿Por qué se las culpa de un problema estructural? En España, el 90% de las prostitutas son víctimas de prostitución forzada. Y seguimos tratando el problema desde ahí, pero la raíz del problema es que la prostitución es un negocio que trae dinero, traer mujeres aquí es rentable, obligarlas a trabajar como prostitutas también es rentable. Son una cifra más. Porque pueden detenerlas a todas, sin embargo las personas que las compran, que las manejan, las explotan, las personas que las condenan siguen libres, recibiendo cantidades insultantes de dinero por destruir la vida de millones de mujeres, entre ellas muchas menores. 

España ni siquiera cumple con las normas mínimas para la trata de blancas, no pasa de las campañas de sensibilización (que no información), sin embargo, trabajadoras sexuales en España siguen denunciando las represalias por parte del sistema: abusos por parte de la policía, violencia en los interrogatorios y multas y encarcelamientos desmedidos. Muchas de ellas son condenadas por delitos cometidos por ser víctimas de la trata de blancas.

España aún no ha reconocido la prostitución legalmente. España está privando de unos derechos laborales a millares de mujeres. España está condenando a la explotación sexual a miles de mujeres. España, junto a más países, todavía emana violencia estructural e institucional en contra de las mujeres, impidiéndoles ser dignas. Porque las que no son libres no pueden ser dignas.

Por eso hoy, 2 de Junio, seguimos sin tener nada que celebrar, es un recordatorio de la lucha que millones de mujeres llevan en sus manos. Un pequeño grito de apoyo para todas las trabajadoras sexuales, por sus derechos, por ellas.


 Un grito en especial para dos trabajadoras sexuales reales que gracias a su experiencia contada en persona pude acabar un trabajo sobre la prostitución en España. Un grito por ellas en especial, por dejarme encontrar dos amigas donde no esperaba encontrarlas, gracias.