jueves, 14 de junio de 2012

Jueves

Lo mejor de las decisiones es cuando las miras a los ojos, y ellas te miran a ti. Es una sensación rara, te sientes más fuerte y más débil al mismo tiempo. Excitada y aterrada. En realidad no sabes muy bien lo que se siente, excepto el tipo de persona que quieres ser. Es como si hubieras alcanzado lo inalcanzable y no estuvieras preparada para ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.