viernes, 20 de julio de 2012

The Sixth Station

A veces, las personas entran a escondidas y nos muerden, y cuando nos damos cuenta, todo revienta y solo nos queda correr con la esperanza de que los pedazos de esa explosión no nos alcancen. El mundo de las personas es una cárcel invisible, solo podemos mentirnos por un tiempo, nos agotamos, temblamos de miedo. Solemos negarlo pero eso no hace que las cosas sean menos reales, antes o después tenemos que salir al mundo, de frente; cuando todo revienta nos espera una oscuridad enorme, ¿pero cómo logras que no te sobrecoja?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.