jueves, 28 de febrero de 2013

Escombros


Ha vuelto. Pensábamos que se había ido para siempre. Pusimos mucho esfuerzo y empeño en que se fuera, nos costó mucho. Convertimos mucho sufrimiento en lógica, y conseguimos que esa lógica equilibrara todo aquello que, en su momento, casi se cae. Equilibramos el peso de las cosas, sacamos fuera todo aquello que no dejaba ver el fondo y la esencia. Sacamos toda la rabia y la desconfianza fuera, llevamos toda esa ira lejos, todo ese odio lo convertimos en polvo. O eso pensamos.

El muro que estábamos consiguiendo derribar se ha vuelto a erigir en su forma más fuerte, más dura y más inaccesible. Todo ese equilibrio se ha vuelto a romper y los pedazos han transformado en rabia todo lo que se ha quedado dentro. Y como antes, el muro va a volverse el artefacto más intocable, más indestructible. Todo aquello que pensamos que no volvería, ha vuelto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.