domingo, 27 de abril de 2014

Existes

A veces me da por pensar que no existes. El tiempo que llevo delante de una pantalla, riendo, llorando, aprendiendo y compartiendo toda mi vida contigo… no parece real. Y a veces, esa pantalla que tengo delante se hace un muro enorme e imposible de superar. Pareces como un logro inalcanzable en el tiempo, lejano, irreal, imposible…

Pero a veces, también pienso que los sentimientos que tengo en el rojo no pueden ser mentira. Hemos vivido demasiado como para saber cuánto duele la distancia, y como de complicado es no poder tener un abrazo en el momento en el que lo necesitamos. Hemos pasado por demasiado como para no saber qué es real y que no. Por eso sé, que ese muro infranqueable no es real, y que por mucho que me embargue la nostalgia de algo que aún no ha sido, sé que tú eres real.

Si no fueras real, mi vida como posibilidad estaría cuestionada, tú estarías cuestionada, yo estaría cuestionada, esto que hemos construido estaría cuestionado… Y a nosotras no nos gusta que nos cuestionen, ¿no es así? Tú con tu katana y yo con mis puños.


Gracias por ser una de las posibilidades más bonitas que voy a tener. Gracias por ser real.